martes, 2 de noviembre de 2010

TARTA GUINNESS


HELLO!! Qué tal de Puente?! Yo toda constipada en casa, y además con este temporal a ver quien se animaba a salir de casa…
Pero bueno, no estuve quieta en la cocina precisamente, le di  un poco a todo, a lo salado con una lasaña y a lo dulce con unos biscottis (tanto verlos por los blogs que también me animé aunque el resultado en cuanto a la estética me falló un poco), y una tarta Guinness….mmmm….que olor  y que textura, tan esponjosa y negrita….y lo rica que está!?
Tengo que reconocer que me costó un poco animarme a hacer esta receta, pero ahora no me arrepiento nadita!! Cuando la veía decía: que buena pinta, pero a mí que no me gusta la cerveza no sé yo si me la comería…, y al final, con esto del blog me decidí a hacerla y aquí estamos mi tarta guinness y yo!



TARTA GUINNESS


1 BOTELLÍN DE GUINNESS
250  DE MANTEQUILLA
80G DE CACAO EN POLVO (yo con Valor a muerte!!jajajaja)
400 DE AZÚCAR
150 ML DE NATA LÍQUIDA
250 G DE HARINA
1 CUCHARADITA DE EXTRACTO DE VAINILLA
2 HUEVOS BIEN HERMOSOS
3 CUCHARADITAS DE BICARBONATO (yo le voy poniendo según veo, que el bote de bicarbonato va como le da la gana…)

PARA LA COBERTURA:

1 TARRO DE QUESO PHILADELPHIA
NATA MONTADA (usé 300g aprox.)
AZÚCAR GLAS (como 120g, depende de lo dulce que seáis)

Precalentar el horno a 180º.

En una olla ponemos la cerveza a fuego muy bajito y la vamos calentando sin que llegue a hervir. Una vez caliente añadimos la mantequilla a trozos y dejamos que se deshaga, sin subir la temperatura. Cuando ya tengamos una mezcla homogénea, sacamos del fuego y reservamos.
En un bol ponemos los ingredientes secos (cacao, azúcar, harina y bicarbonato) y mezclamos bien. Debe quedar de un mismo color, todo bien mezcladito.
En otro bol, hacemos lo mismo pero con los ingredientes líquidos: nata, huevos y extracto de vainilla. Y  a continuación le añadimos la mezcla de mantequilla y cerveza. Batimos de nuevo hasta que queden integradas.
En el bol de los ingredientes secos iremos añadiendo los líquidos poco a poco mientras mezclamos con las varillas. Es importante que no queden grumos.
Pasamos esta mezcla a un molde engrasado o forrado con papel de horno y lo horneamos sobre 50 minutos (yo lo dejé casi una hora) a 180 º, pero para saber si está el truco de pinchar en el medio y ver si sale limpio el palillo es irrefutable !!
Una vez listo, dejamos enfriar en el molde y cuando enfríe de todo lo pasamos al plato en el que lo vayamos a servir.
Yo lo hice de noche y lo deje hasta el día siguiente para ponerle la cobertura: una mezcla de queso y azúcar glas a la que añadiremos nata montada. Es importante que la mezcla del queso y el azúcar sea una crema bien ligada para que al añadirle la nata montada poco a poco queden bien integradas. Debe ser una mezcla cremosa y firme para poder extenderla bien sobre la tarta.

Si no la dejáis como yo toda la noche, debéis dejarla enfriar completamente para cubrirla, porque si no la crema perdería consistencia con el calor.
Es una tarta vistosa, muy rica y fácil de preparar, creo que repetiré alguna que otra vez, más que nada porque en casa ya me la están pidiendo de nuevo!!



5 comentarios:

Irene dijo...

que fuerteee!yo la iba a hacer mañana para mi cumple, pero resulta, que no he encotrado la cervezaaa!!

Isa Torrente dijo...

Qué buena pinta!! Me encantan los dulces y me encanta la cerveza, jeje... la probaré seguro.

Anónimo dijo...

hola

Anónimo dijo...

Hola!!!
El anterior saludo era una prueba... como las de las tartas... que como sigamos así nos vamos a poner redondos cual pelotas y luego.... a rodarrr!!!
Bueno eso, que estan riquissssmas... que lo sepas!!!!

La Yerbas

Anónimo dijo...

Chapita:
La tarta tiene una pinta estupenda, tan sólo sobra el queso y buscar otra cobertura igual de bonita que en la foto pero que no sepa a queso.